CESAR FUENTES RODRIGUEZ - UNA ENTREVISTA


"¿TE IMAGINÁS A ALGUIEN PREGUNTANDO SI TIENE VERGÜENZA DE TENER EN SU CASA EL ALBUM BLANCO DE LOS BEATLES?"

Es reconocido por haber trabajado en el hoy mítico “Heavy rock & pop” junto al Ruso Verea y Alejandro Nagy. Hizo de las suyas con “Ave César” En los medios gráficos también incursionó dejando su huella en la revista “Riff Raff”, “Madhouse”, luego “Epopeya” y más tarde en “Requiem” entre otras colaboraciones. Escribió libros, biografías y novelas una biografía no autorizada de “Iron Maiden” y “Mundo gótico”, “La hinchada caballerosa” y “El infierno y los celacantos”. Hoy conduce “Tiempos violentos” desde la Rock & pop todos los domingos a partir de las 22 hs y tuvimos el honor de cruzar algunos pareceres. Y esto es lo que nos dijo…

Tenías un trecho recorrido cuando arrancaste en el Heavy Rock & pop (Habías trabajado en Riff raff y creaste la Madhouse con un grupo de amigos), pero más allá de esto ¿Cómo te sentías haciendo un programa así y cual o cuales fueron los programas que habías escuchado y que te sirvieron de guía?.

Fue una época maravillosa sin duda. Se podía hacer radio de una manera en la que hoy resultaría imposible por las exigencias comerciales. En aquel entonces estaba todo por hacer y la atención que el oyente ponía en el dial era invaluable. Yo no escuchaba mucha radio por entonces porque no había mucho que me identificara en ella, más allá de un Dolina o algún programa puntual como Cuero Pesado, pero no creo haber tomado gran influencia de ello. No tuve guía, realmente. La Heavy nos dio la oportunidad de improvisar y ser nosotros mismos, y además permitió la colaboración de muchísima gente que aportaba desde su lado conocimientos o roces particulares con la música, con las temáticas sociales o incluso, como en mi caso, con la historia, la literatura y la mitología. Cuando yo caí a los estudios de Rock & Pop advertí que lo que faltaba era material fresco y novedades y aporté más que nada eso porque estaba en contacto con muchas fuentes de afuera y me llegaban discos de todos lados. Eso, más el oficio periodístico, me dieron la tónica para funcionar. Lo demás… recuerdos inolvidables y diversión nocturna a rabiar.

En el 2012 volviste a la Rock & pop para hacer “Tiempos violentos” y me gustaría que me cuentes como ves el programa desde adentro y cuáles son las perspectivas a cumplir.

Cuando me ofrecieron el programa lo encaré como un unipersonal que requería ante todo mucha música e información precisa antes que excesiva. Tres horas un fin de semana no permiten desarrollar demasiadas temáticas o perderse en disquisiciones pero además transcurren en una época donde cualquier información se ve superada por la inmediatez de Internet. Así que la idea era armar un programa ameno con música variada y abundante y que las ideas conceptuales no fueran más allá de un bloque de media hora. Los dos años en que hice tándem con Harry Salvarrey mantuvieron la premisa y ahora sigo en ello. Lo estupendo es que el programa no ha parado de crecer y se ha mantenido ajeno a los devaneos de las diferentes administraciones de la radio. El público metalero, además, es fiel como pocos… o, debería decir, como ninguno, y mucho más abierto de lo que los desconocedores creen. Y creo que hasta ahora no lo defraudé, ni pienso hacerlo porque yo me siento parte de ese público, de esa tradición y de ese sentimiento.

Además de radio escribiste biografías e incursionaste en la novela pero tus libros en general tienen una parte que no se si llamarla espiritual pero que solapadamente se respira. Por ejemplo en “Mundo gótico” uno puede leer en la introducción : “La oscuridad, el terror y la melancolía de la muerte siempre estuvieron presentes en el arte de una manera u otra, como parte de la experiencia humana…” ¿Está en vos creer en algo más de lo que se ve o con lo que está a la vista alcanza o tal vez esto último fue variando con los años?.

No creo en nada espiritual que sea ajeno a la razón, si esa es la intención de la pregunta. Pero adoro la fantasía porque abre puertas. El punto es que a mí no me interesa creer, prefiero saber. Y saber cuesta. Implica esfuerzo, dedicación y la posibilidad cierta de fracasar. Cualquier necio cree en ideologías, en patrias o en religiones ciegamente porque es fácil dejarse llevar por la opinión en lugar de investigar y ver el mundo con los ojos limpios de prejuicio. Yo me inclino por fomentar la duda antes de afirmar algo de lo que no tengo pruebas. Y este pensamiento sólo se fue intensificando con los años. De hecho, mi novela “El Infierno Y Los Celacantos”, que trata de los sueños en pugna con la razón, tiene ese ideario como trasfondo.

En estos últimos años y con el advenimiento de las redes sociales, de alguna manera, se impuso la infame moda de señalar al que está en falta y como consecuencia de esto a reclamarle una respuesta, un gesto. Y hace muy poco ocurrieron los desgraciados sucesos de Olavarría pero no pretendo consultarte acerca de esto sino del significativo énfasis que pusieron los seguidores del Heavy en cuanto al gesto o un hacerse cargo no percibió de Indio. Quería saber cuál es tu opinión teniendo en cuenta que hace poco más de un año Phil Anselmo hizo el saludo nazi en un festival y no hubo tanto reclamo de sangre como ahora. Es decir, no comparo sucesos sino las respuestas que generó cada uno de estos dos gestos en los cuales la empatía con el artista es primordial, pero también como repercutieron estos dos hechos a nivel periodístico.

Opino totalmente lo contrario. A Phil Anselmo lo mataron en los medios especializados, lo obligaron a retractarse y tuvo que cancelar conciertos y participaciones porque la sociedad actual no se banca la expresión de un pensamiento políticamente incorrecto. La maldición de las redes sociales es la que señaló Umberto Eco (y que también fue malentendida cuando la manifestó): en Internet se pronuncia todo el mundo y tiene el mismo valor la opinión del experto que la del tonto del pueblo, pero esto no es rechazar el derecho del tonto a expresarse sino denunciar que no hay filtros ni parámetros que nos faciliten evaluar los juicios. Pero volviendo a lo de Anselmo, la antidiscriminación es el nuevo nombre de la censura en las llamadas "sociedades libres". Con esta modalidad se castiga a la gente por las ideas que manifiesta en lugar de castigar a las ideas por su estupidez intrínseca. La antidiscriminación hostiga a quienes hacen el más mínimo comentario incómodo sobre raza, religión, nacionalidad, moda, política o extracción social pero no combate las raíces del problema. Se persiguen herejías sociales como antes se perseguían herejías religiosas, manejando la descalificación y la demanda de arrepentimiento como el sambenito y la coroza de los autos de fe. La Inquisición hacía exactamente eso en tiempos de oscurantismo: condenar a los que pensaban diferente y adjudicarles el mote de "brujos", "herejes", "blasfemos", "desviados"... Ante el menor comentario que contradiga la ortodoxia cultural en la que vivimos, los acusamos de "racistas", "xenófobos", "homofóbicos" o "machistas" y los quemamos en las hogueras de la televisión y las redes sociales.

Quería saber tu opinión porque resulta llamativo que el público heavy, en general, se haya encargado de denostar a Indio. Porque es probable que posea algún ingrediente que produzca amor/odio por ser acaparador de público y con un distintivo como son sus slogans (“El pogo más grande del mundo”; “La misa”). Pero además de esto logra convocar 200.000 o 300.000 personas para un solo evento. Es algo que ninguna banda o solista de Argentina puede conseguir y pareciera que molesta alguien así.

Me sorprendés completamente con este comentario. No me parece que el público heavy en general haya hecho semejante cosa, no percibí eso para nada, ni por asomo ni de casualidad. Me resulta un despropósito absoluto una afirmación tan temeraria y desafortunada. En lo que a opinión personal respecta, se me ocurre que a grandes convocatorias se deben ofrecer grandes responsabilidades, y en este caso particular, todos los sectores involucrados las tuvieron. Donde no corresponda una responsabilidad penal cabrá una responsabilidad moral. Pero tanto los organizadores, como los funcionarios que otorgaron los permisos y no realizaron los controles, como el propio artista y también el público que asistió (amén de su condición de víctima) son responsables.

¿Como ves al Heavy metal y a la música en general? ¿Qué queda después de la despedida de Black Sabbath? ¿El futuro del metal puede estar en Suecia?

El presente del Metal no es diferente del del rock en general y del de la cultura pop como movimiento de masas de la posguerra. Aquel Big Bang de los cincuentas y sobre todo de los sesentas se ha ido diversificando y enfriando, y continuará haciéndolo hasta diluirse en el tiempo. Es inútil hablar de recambio porque no hay recambio posible cuando la experiencia es única. No habrá otro Black Sabbath ni otro Iron Maiden del mismo modo que no habrán otros Beatles o Stones. Nuestra capacidad de asombro está vulnerada y hoy la tecnología pesa más que el arte. No se puede pretender demasiada originalidad luego de 50 años de un mismo movimiento. Todo lo nuevo tendrá que abrirse paso por sí mismo y crear su propio fenómeno si pretende sobrevivir. Ahora, si vamos a comparar el Metal con el rock en general, bien… el Metal tiene una ventaja: no necesita tanto de la exposición para mantener su status. Aunque no hubiese un Metallica o un Maiden sonando por ahí, siempre habrá una banda inventándose a sí misma lejos de la vidriera y generando nuevos entusiasmos.

¿Y a las bandas nacionales? ¿Qué espacio les queda para producir su arte, ser creativos y, al mismo tiempo, vivir de eso?.

El mismo que permite el sistema capitalista en todas partes. Lucha, que es cruel y es mucha pero no imposible. Los espacios hay que ganarlos, y la fantasía de que vas a salir por radio o televisión y todo el mundo te va a conocer es sólo eso, una fantasía.

V8, Hermética, Almafuerte… ¿Iorio es lo más grande del Heavy nacional?

Probablemente. Al menos es quien ha calado más hondo manteniéndose fiel a sí mismo. Pasó de ser un ídolo para el metalero a ser un referente popular que cualquiera puede citar o discutir. Esta capacidad de haberse convertido al mismo tiempo en un héroe de culto y de la cultura general, si no lo hace el más grande, al menos lo vuelve único.

Entre vos y yo : ¿Escuchas en tu casa el álbum negro de Metallica? ¿Lo tenes todavía?

¿Por qué “entre vos y yo”? Hasta donde yo entiendo, el álbum negro debe representar una auténtica gloria para cualquiera que disfrute de la música pesada. ¿Te imaginás a alguien preguntando si tiene vergüenza de tener en su casa el álbum blanco de los Beatles?

Para terminar… Nosotros, los que solo hablamos de música : ¿Tenemos algún futuro entre tanto terrícola?

Claro. La humanidad va hacia un enclave cultural poblado de nichos donde nada sobra y todo tiene cabida. Mientras la música signifique algo, quienes hablamos de música tendremos un papel que desempeñar.

MUCHAS GRACIAS CESAR!


Gracias a vos por la entrevista. ¡No detengas tu motor!

Comentarios

  1. Que bueno que publicaste está nota, piensa en algunas cosas distinto a vos y te lo dice, y vos con mucha humildad pones todo. Lástima que no hay espacio para la repregunta. Igual muy bien y quiero mas!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!... La verdad es que siento que todavía estoy aprendiendo y que estoy en el camino, ja!... Muchas gracias, otra vez...

    ResponderEliminar
  3. Muy buena nota...le tengo que dar mas bola a phantasmagoria! Aguante el back álbum careta. Jaja. Abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

HERNAN GARCIA - UNA ENTREVISTA

GUSTAVO OLMEDO - UNA ENTREVISTA